++++++++++ La Pandemia y las Instituciones
  • La Coope Agua de Oro, El Manzano y Villa Cerro Azul
  • coopadoro@agoro.com.ar
  • La Coope
  • La Pandemia y las Instituciones

LA PANDEMIA Y LAS INSTITUCIONES

  • Septiembre 2020

E

l Club Social y Deportivo de Agua de Oro, Cáritas y los Centros de Jubilados de Agua de Oro y El Manzano

1 - Club Social y Deportivo de Agua de Oro

Desde la Comisión del Club nos cuentan que “en un principio como a todos nos paralizó, cerramos el espacio, cancelamos las actividades, eventos y reuniones. Con los días fuimos sintiendo la necesidad de estar presentes en la comunidad, acompañarnos en este contexto de incertidumbre y tan particular que nos tocaba atravesar. Retomamos las reuniones o la comunicación interna de manera virtual y desde ahí se nos ocurrió lanzar distintos concursos que nos acerquen y que el club siga presente y en movimiento.”

Así surgen “Desnuda Cuarentena” concurso fotográfico, “Piel y papel” concurso literario y “Palabras a la calle” convocatoria literaria para niños y adolescentes, “Relatos de otros tiempos” audiovisual de relatos de adultos mayores junto a la biblioteca y Centro de jubilados de Agua de Oro.

“Con el tiempo le fuimos encontrando la vuelta y empezamos a pensar proyectos, nos presentamos a varias convocatorias entre ellas: Puntos de Cultura, Fondo Desarrollar, Programa de asistencia económica a clubes y Programa de Fortalecimiento institucional. Todos han sido ya enviados y estamos a la espera de novedades. Logramos avanzar en trámites y administración como bancarizar el club. También pudimos avanzar en mejoras edilicias.”

Poco a poco pudieron habilitarse algunos talleres, para lo cual tuvieron que estudiar e implementar los protocolos correspondientes, articulando con la Municipalidad.

Además, comenzó a funcionar tesorería “con buena respuesta de los socios, lo cual nos alienta y nos alivia los gastos fijos que el club sigue teniendo.”

Además, nos cuentan que “pudimos tomarnos el tiempo para discusiones y proyecciones que en el funcionamiento habitual muchas veces no nos da la posibilidad de detenernos ¿cómo imaginamos el club?, ¿qué disponibilidad individual tiene cada uno?, revisarnos como colectivo de trabajo en nuestros vínculos. Adaptarnos al contexto pandemia, también nos lleva a reinventarnos para poder seguir sosteniendo el club como espacio.” Ellos aseguran que “lo negativo de este momento es como afectó el trabajo de talleristas, profes del área deportiva, músicos, y a la cantina. Ya que de alguna manera el club representaba una fuente laboral que no pudo ser sostenida.” El club hoy sigue en movimiento, con ideas y proyectos en marcha y con las ganas de continuar trabajando colectivamente."

2 – Cáritas Agua de Oro

La situación en Cáritas es complicada, Camila Jaime Moyano, nos cuenta que “el comienzo de año se extendió porque no se sabía que iba a pasar, se fue postergando, hoy no está abierto el salón para la atención al público, y va a continuar cerrado hasta que pase toda esta situación, ya que en nuestro espacio se junta mucha gente y hay muchos niños que van y no queremos exponerlos.”

Por este motivo, tanto la sede de Cáritas de Agua de Oro “está cerrada, al igual que Cáritas Central en Córdoba”, afirma Camila.

Además, “todo lo parroquial está cerrado, no se da misa, tampoco hay catequesis, y continuará así hasta que se levante definitivamente la cuarentena.”

Cáritas trabaja asistiendo a casi 100 familias, la asistencia consiste en la entrega de alimentos, ropa, calzados, útiles, colchones y frazadas, que la misma gente del pueblo dona, “algunas cosas las compramos nosotros si es necesario y desde Córdoba también nos asisten con alimentos”, aclara Camila.

Antes de la pandemia se reunían los días jueves, “ahora está totalmente cerrado, sin embargo hemos trabajado conjuntamente con el municipio, para asistir a algunas familias, también se continuó manteniendo un contacto telefónico, por ejemplo quienes necesitaban algo me llamaban y yo me encargaba de buscar las cosas y ellos las retiraban desde mi casa para no tener abierto el salón de la Gruta; es decir la asistencia continúa, no en la misma cantidad, pero de alguna forma se sigue asistiendo.”

La presidenta de Cáritas Agua de Oro dice que siempre prestaron ayuda a mucha gente de El Pueblito, El Manzano, Villa Cerro Azul y Agua de Oro. Y que ante la imposibilidad de que la gente se movilice, intervino el Padre José Luis, quien habló con los Municipios y Comunas respectivos para que asistan a esas personas y no tengan que trasladarse ni circular: “Yo creo que los Municipios se han comprometido, porque la verdad es que hoy ha crecido la gente que necesita ayuda, al no tener trabajo la necesidad es grande, no hay entrada de dinero, la changuita se cortó, y si eso se pierde no tenés cómo comer y con la asignación no llegan, el ife ha ayudado bastante, pero llega un momento que no da más el bolsillo y pedís… no hay que tener vergüenza, Cáritas está abierto para todo el mundo, me preocupa saber que hay gente que la está pasando mal pero no podes ir a verla”.

3 – Centro de Jubilados de Agua de Oro

El Centro de Jubilados de Agua de Oro cuenta con 180 afiliados. Graciela Toledo, su presidenta relata que cuando comenzó la cuarentena estaban en plena organización, ya que hacía apenas un mes esta nueva comisión había asumido en el Centro: “hablamos con la Dra. Torres quien nos puso al tanto y nos contó lo que se podía llegar a venir con esta pandemia”.

“Considerando que las personas que participan son adultos mayores y constituyen la población de riesgo, directamente se cerró el Centro, sin embargo la institución sigue su rumbo por mas que estén cerradas las puertas”, asegura Graciela.

“¿Cómo hicimos? Seguimos dando los talleres de manualidades, nutrición, memoria, gimnasia, folclore, a través del whatsapp, con días y horarios estipulados, cada tallerista va subiendo información, ejercicios, videos y va interactuando con los participantes. Por suerte logramos sostener estos espacios”, asevera.

También, con un trabajo de logística y mucho esfuerzo personal, pudieron entregar los bolsones de mercadería.

De todos modos, Graciela reconoce que “se dificulta mucho el tema de la comunicación, ya que cuesta manejar el celular o hacer un video; pero gratamente nos ha sorprendido haber tenido nuestra primera reunión a través de Google Meet.”

“Por otra parte manifiesta que algo muy importante que les ha sucedido en esta época es que se puso en funcionamiento el Facebook de la institución, “eso nos abrió otra vía de comunicación, los afilados interactúan, se enteran de cosas, preguntan.

“Lo bueno de esta situación -asegura- fue hurgar en la tecnología, jugar y entender que se puede manejar, que tenemos capacidad para hacerlo. La pandemia nos obligó a manejar el celular, aprendimos a subir una foto y un video, eso fue un crecimiento.”

“Lo malo es la falta de abrazo, el no poder juntarnos, nosotros somos muy afectivos, los abrazos dicen muchas cosas, la falta de eso nos ha afectado, porque es fundamental, en el Centro de Jubilados es como nuestra comida”, concluye Graciela Toledo.

4 – Centro de Jubilados El Manzano

El centro de Jubilado de El Manzano está presidido por María Mercedes “Elda” Nieto. Desde que comenzó la cuarentena este espacio para adultos mayores cerró sus puertas, aunque el funcionamiento continuó de otra manera. Cristina Patiño, integrante del Centro nos cuenta que allí funcionaba un comedor para 16 afiliados que tuvo que cerrar ante la cuarentena, allí se brindaba de lunes a viernes el almuerzo que comprendía una entrada, un plato principal y un postre, todo indicado por la nutricionista, “esto se reemplazó con la entrega de mercadería, frutas, lácteos y viandas”.

Si bien estuvo cerrado mucho tiempo, “a finales de junio reabrimos este comedor, que es un servicio que brinda Pami a los jubilados de esta localidad”

Cristina nos relata que “A nosotros se nos frenó también el alquiler del salón para eventos, lo cual representaba una fuente de ingresos para el Centro de Jubilados”

Además, “se frenaron los talleres de actividades preventivas, los talleres de educación física, de folclore, de nutrición, de derecho, de costura y manualidades, ninguno pudo continuar, sólo en algunos casos continúan con las clases de manera virtual.

“En marzo se programó desde el Centro de Jubilados el inicio de actividades, sin embargo, debido a lo que todos ya conocemos, no pudimos comenzar con las actividades, de todos modos las profesoras y técnicas siguen trabajando aunque sea de manera virtual.” afirma.

Vale aclarar que “la Comisión sigue funcionando administrativamente, ya que hay tareas que se continúan haciendo, como por ejemplo el pago a proveedores. También nos seguimos comunicando de manera activa con los afiliados, tenemos un grupo donde se informan las entregas de bolsones, se realizan las consultas, y estamos permanentemente conectados, aunque sólo los que tenemos teléfono”, asegura.

Y agrega, “no nos volvimos a ver más, somos todos del grupo de riesgo, sin embargo, la mayoría de nosotros tiene contención familiar, algunos están con los hijos o tienen a alguien a quien recurrir.”

Editorial
Editorial
Editorial
Editorial
Editorial

Te gustó la nota? Compartila: